Contratación directa

Datos importantes del anticipo en la contratación estatal en Colombia

El anticipo en la contratación estatal es una figura monetaria en la cual la institución contratante entrega una suma de dinero a la empresa contratista como adelanto o avance del presupuesto del contrato pactado, con el fin de financiar el  inicio o cubrimiento de los costos en que éste debe incurrir para iniciar la ejecución del objeto contratado.

Esta modalidad económica se ha efectuado durante muchas décadas, donde empresas que no cuentan con un respaldo económico fuerte puede iniciar la ejecución del proyecto, sin embargo esto no es totalmente positivo, presuntamente este movimiento de dinero es el que más ha acarreado actos de corrupción en el país 

La ramas del poder público en Colombia ha planteado el alcance que tiene entregar este dinero a contratistas, en sentencia del 27 de marzo de 2014 la sección tercera del Consejo de Estado se pronunció acerca del anticipo y afirmó que esté corresponde a una modalidad de pago que las partes pueden pactar de conformidad al principio de la autonomía de la voluntad.

En el parágrafo del artículo 40 de la Ley 80 de 1993 en donde se regula la entrega del anticipo por parte del gobierno, donde por consideraciones de la Corte podían disponer de este dinero para su libre disposición al ser considerado como una modalidad del pago del contrato, siendo este el principal medio por el cual justificar sus gastos sin prejuicios con la ejecución del contrato. 

En el 2016 el consejo de estado en la sentencia del 10 de marzo se pronuncia al tema de anticipos en la contratación estatal, donde enfatiza que los dineros entregados a los contratistas en la modalidad de anticipo son entregados a título de mera tenencia por lo que se tratan de recursos públicos y que no se encuentran en dinero de bolsillo o patrimonio estatal del contratista y es de total responsabilidad de la entidad contratante hacer el seguimiento y detener el detrimento patrimonial cuando se presente. 

Dentro de la Ley 80 se indica en el parágrafo de su artículo 40 que su monto no podrá exceder del cincuenta por ciento (50%) del valor del respectivo contrato no indicando a qué tipo de contratos o modalidades se puede aplicar esta herramienta.

Posteriormente en el artículo 91 de la Ley 1474 indica qué tipos de contratos y que modalidades pueden utilizar el anticipo al igual que en cuales no se puede hacer uso del anticipo como también indica la forma de cómo el contratista debe realizar una serie de procesos para acceder a él, lo que en esta norma quedó abierto fue la forma de inclusión por parte de la entidad contratante de esta figura.

Esta y otras razones llevaron a modificaciones en temas contractuales en Colombia a implementar el decreto único reglamentario 1082 del 2015 donde se compila de manera legislativa, pliegos de condiciones donde se señalará el valor del anticipo y explica cuándo y en qué casos el contratista debe suscribir un contrato de fiducia mercantil para crear un patrimonio autónomo estableciendo los términos y condiciones de la administración del anticipo a través del patrimonio autónomo. 

De igual manera señala la garantía del cumplimiento, la correcta inversión del anticipo y la vigencia de la liquidación del contrato o hasta la amortización del anticipo, donde también el contratista puede señalar que no necesita el anticipo y podrá ser mejor evaluado por respaldo económico mostrado, dejando en desventaja a medianas y pequeñas empresas. 

¿Qué dice Colombia Compra Eficiente?

Fue claro en enfatizar que la entidad estatal es quien determina en dar o no anticipo para la ejecución de un contrato, que se solo se le sugiere cláusulas de las cuales no son de uso obligatorio y podrán ser modificadas y adicionadas por el contratante


Seguir leyendo

Hablamos sobre licitacione públicas, tecnología anticorrupción y muchos temas más

¿Listo para empezar?